Manifiestos




Poesía



Ficción


Aventuras









Duendes


Próximamente

Historias de aventuras


Ella


En medio de la espesura, sólo podía ver la inmensidad de la selva en la que se encontraba. No sabía cómo había llegado allí, ya que su último recuerdo era estar paseando por las calles de Newthram.
La humedad era insoportable, los insectos revoloteaban alrededor suyo, en busca de alimento. Aquellos diminutos seres que pululaban entre los árboles parecían estar observándole, buscando el momento oportuno para sustraerle algunas gotas de sangre.
Caminó sin rumbo intentando orientarse, pero todo lo que podía ver era vegetación, algún que otro lagarto parpadeando muy lentamente, y algunas aves que surcaban el cielo, oteando desde las alturas buscando sustento. Mientras observaba aquellos pájaros, sus oídos le alertaron: no estaba sólo en ése lugar.
Con prudencia dio unos pasos atrás. Se quedó inmóvil, intentando que su corazón dejara de latir tan frenéticamente como lo hacía. Sin apenas hacer ruido, trepó a un árbol.
- ¿Por qué tienes miedo? - Escuchó.
La voz era cálida y dulce, femenina.
- Has sido elegido de entre muchos. Voy a ser tu guía.
Sabía que no procedía de ningún lugar en concreto aquel susurro tan sutil.
- Quiero que cierres los ojos y te reúnas conmigo. -
Era tan cautivadora y sincera esa voz, que no dudó en hacerlo.
Primero unicamente había oscuridad, pero transcurridos unos segundos, comenzó a dibujarse una bella forma en la negrura. Sabía que aquellas palabras procedían de la figura que ahora podía discernir.
- Pocos son los afortunados que son reclutados para emprender éste viaje. Cuando cierres los ojos podrás encontrarme, pero sólo acudiré si me llamas. El mundo que conoces no es más que una prolongación de tu mente. Si encuentras la salida, te mostraré las maravillas que te rodean y aun no puedes ver. El escenario está dispuesto. Abre los ojos.
El mundo a su alrededor volvió a ser el mismo. Las calles, las tiendas, todo parecía normal. Pero ahora tenía un propósito, algo que lograr. Comprendió porqué había sido siempre un vagabundo.


Duhnn

Si te gustó la historia y deseas con ansias seguir leyendo puedes aportar tu donativo a la cuenta de paypal:

duhnnae@ymail.com


También puedes subir tu historia de cualquier tipo. Sólo tienes que enviármela y la publicaré en la web, siempre que el contenido sea adecuado.




Programación






Páginas desarrolladas














Otros






Textos












Video recomendado